¿Qué es la ergonomía preventiva?

Las condiciones laborales en las que se desempeña una persona influyen directamente en su estado anímico y en su bienestar físico, por eso es importante que se le provea de un ambiente en el que no se le perturbe ni limiten sus capacidades, habilidades y emociones. De esto depende, en gran medida, su conducta, sus reacciones, su ritmo de trabajo y el cumplimiento de sus objetivos. Es un tema que ha ganado auge en los últimos años y que está siendo tratado con mucho cuidado por varias áreas de las ciencias humanas y sociales, aplicando medidas para corregir y, más importante aún, para evitar inconformidades, lesiones y accidentes. La ergonomía preventiva es una de ellas. Te invitamos a ver cuáles son sus recomendaciones y qué beneficios aportan al trabajador y a la empresa.

Ergonomía preventiva. Definición

La ergonomía preventiva actúa “a priori”, en los primeros estadios del diseño de los puestos de trabajo. Tiene como finalidad evitar, tanto como sea posible, el surgimiento de problemas de salud relacionados con el medio laboral para optimizar la interacción hombre – máquina – entorno. En base a ello, estudia y analiza todo lo concerniente a la seguridad, la higiene y el confort en las áreas de trabajo.

Funciones de la ergonomía preventiva

Los especialistas de la ergonomía preventiva se basan en la evaluación del esfuerzo, de la determinación del tiempo de trabajo y los descansos, las capacidades y habilidades físicas y de la respuesta motora del ser humano ante ciertas situaciones para:

      1. Conocer cuáles son las necesidades físicas o materiales de cada área de trabajo.
      2. Identificar cuáles son los posibles riesgos a los que se enfrenta el trabajador en un determinado entorno.
      3. Guiar el diseño, concepción y modernización de espacios y herramientas de trabajo efectivas y seguras, acordes con las necesidades del puesto de trabajo y la función del cargo.
      4. Generar conciencia en los trabajadores en cuanto a la importancia de desenvolverse en espacios seguros y confortables para aumentar la eficiencia laboral.

ergonomía de los puestos de trabajo

Algunas recomendaciones de la ergonomía preventiva

1. Cuidar las posturas

Las lesiones provocadas por la adopción de malas posturas son las principales causas de bajas laborales en las empresas. Por lo general, producen dolor y algunas requieren de terapias de rehabilitación para sanarse. El asunto es que muchas de ellas se pueden evitar si se ponen en práctica sencillas pautas. Por ejemplo:

En el caso de las sillas:

La empresa debe proveer al trabajador de sillas ergonómicas, con:

      • Respaldo ajustable y reclinable, fabricado con material que absorba la transpiración
      • Reposabrazos
      • Cinco ruedas de apoyo
      • Altura ajustable

Por su parte, el usuario/trabajador debe cuidar el apoyo lumbodorsal. Evitar cruzar las piernas mientras esté sentado, mantener los pies apoyados en su totalidad en el suelo o reposapiés y alternar movimientos y posiciones.

De esta manera, la persona logra mantener su cuerpo en una posición correcta. Se le garantiza mayor confort, lo que reduce los riesgos ergonómicos de padecer problemas de circulación sanguínea y en la columna vertebral.

Te recomendamos ver el artículo sobre ergonomía física en el trabajo, donde hablamos un poco más sobre la influencia de las características anatómicas, antropométricas, fisiológicas y biomecánicas de la persona en el desenvolvimiento laboral.

objetivos de la ergonomía preventiva

2. Tomar en cuenta el espacio y la altura del área de trabajo, de las herramientas y de la persona

Todas las herramientas y equipos de trabajo deben estar colocados a una altura que sea fácilmente alcanzable por el trabajador. Lo ideal es que él no tenga que extralimitarse para alcanzarlas, que no tenga que exigir de más a sus extremidades para llegar a ellas. Por eso, en el caso de la mesa de trabajo, es importante considerar que esta debe:

      • Tener una altura media de 70 cm. Sin embargo, la medida deberá depender de las condiciones físicas del usuario.
      • Ser suficientemente espaciosa, tanto en la superficie para permitir una adecuada disposición de los implementos de trabajo, como debajo de ella para permitir el movimiento de las piernas con comodidad.

Con ello se evitan posiciones forzadas o malas posturas que con la repetición periódica pueden causar lesiones y dolores musculares.

La ergonomía geométrica es un asunto que no se puede pasar por alto cuando se busca generar un clima laboral agradable y seguro. Conoce más sobre ella haciendo click aquí.

3. La iluminación también importa

Tanto las fuentes de luz  (natural y artificial) que iluminan los espacios de trabajo como la proveniente de los equipos técnicos necesarios para el cumplimiento de las tareas (laptops, ordenadores) pueden condicionar la postura de una persona en determinadas situaciones y causar problemas en la salud.

En el caso del monitor del ordenador, es aconsejable:

      • Colocarlo frente al usuario, cuidando que el borde superior no exceda la altura de sus ojos.
      • Ajustar la luz y el contraste.
      • Mantenerlo limpio.
      • Evitar que la iluminación artificial o la que entra de forma natural por las ventanas incida directamente sobre él, para evitar los reflejos.

En cuanto a la iluminación del área de trabajo, lo ideal es:

      • Combinar la luz natural y la artificial.
      • Colocar focos de luz en aquellos espacios donde la tarea a realizar requiera de mayor precisión.
      • Hacer mantenimientos periódicos a lámparas y luminarias.

Un buen diseño de ergonomía ambiental en la oficina evita posibles lesiones oculares y cansancio, pero también reacciones de rechazo, agresividad, malestar, y por ende, siniestros y accidentes relacionados con la comisión de errores humanos.

4. Asumir la prevención como una tarea de todos

Evitar la aparición de patologías derivadas del quehacer laboral depende de todos los integrantes de la empresa. La exposición a agentes contaminantes de tipo químico, físico (ruido, vibraciones, ambiente térmico, radiaciones, etc.) y biológico, que puede causar daños a la salud y el bienestar, puede ser controlada, reducida y eliminada si todas las partes involucradas intervienen de la forma correcta en la toma de decisiones respecto a la organización del trabajo. Reducir los factores de riesgo es clave para crear un estilo de vida saludable, tanto en lo individual como en lo colectivo.

Beneficios de la ergonomía preventiva

      1. Evitar posibles dolores, lesiones y accidentes derivados de la fatiga muscular y el sobreesfuerzo.
      2. Mayor seguridad, confort y comodidad laboral.
      3. Mejor eficiencia y rendimiento.
      4. Más productividad.

Además, al igual que las otras disciplinas de la ergonomía, supone beneficios para las empresas y para los consumidores. Para conocerlos, haz click aquí.

Evitar molestias y riesgos en el trabajo depende de la existencia o ausencia de mobiliario ergonómico y de los hábitos y conductas de la persona durante su jornada laboral. Si estos dos factores se conjugan de la manera correcta se evitan las sobrecargas de trabajo y por tanto, las posibilidades de sufrir lesiones, enfermedades y accidentes que disminuyen la calidad de vida de los trabajadores, que perjudican su creatividad, su moral, su rendimiento y productividad. La ergonomía preventiva es esencial para trabajar cómodamente, asegurando bienestar físico y mental y mayor calidad del trabajo. Como ves, hay buenas razones para aplicarla y para instaurar la cultura preventiva.

Enable registration in settings - general
Compare items
  • Total (0)
Compare
0