Ergonomía física en el trabajo

Si en el cumplimiento de tus labores has sufrido un dolor de espalda, un esguince o una contracción muscular, puede que estés siendo víctima de una mala ergonomía física, bien sea porque desconoces cuál es la postura correcta que debes adoptar para sentarte o levantar un objeto, o bien porque las condiciones físicas y ambientales del entorno no están diseñadas de la forma adecuada. Cualquiera que sea el caso, te invitamos a conocer qué es la ergonomía física y cómo puede influir en tu desempeño laboral.

Como ya has podido ver en otras entradas de este blog, hay varios tipos de ergonomía, cada uno dedicado al estudio de la relación entre el hombre y su entorno, desde un punto de vista distinto para lograr que el cumplimiento de una labor sea más eficaz y cómoda. En el caso de la ergonomía física, esa interacción se evalúa tomando en cuenta las características anatómicas, antropométricas, fisiológicas y biomecánicas de la persona. En función de ellas, se analizan las condiciones ambientales y geométricas del entorno y las posibles implicaciones en la salud y el trabajo.

Entonces, podemos decir que la ergonomía física estudia la estructura muscular y esquelética del ser humano para diseñar o adaptar espacios de acuerdo a sus características y necesidades.

Recomendaciones de la ergonomía física

1. Posturas

Una posición forzada genera disconfort, es incómoda y dificulta la realización de una actividad.

El estar de pie o sentados durante mucho tiempo puede ser perjudicial para la salud, más aún si se hace de la forma incorrecta.

Lo ideal es que mientras se está sentado se mantenga la columna recta y apoyada en el respaldo de la silla, no colocar el peso del cuerpo sobre una sola pierna y alternar las posturas.

Es aconsejable usar sillas con respaldos regulables, reposabrazos y ruedas.

En el caso de estar de pie, la altura del puesto de trabajo debe ser cónsona con el tipo de esfuerzo que requiera la tarea y con las características físicas de la persona que debe cumplirla, para así evitar sobreesfuerzos (esfuerzos que sobrepasan la capacidad física), giros innecesarios o alargar excesivamente las extremidades. La ergonomía física sugiere, que si se debe estar de pie, hay que cuidar la curvatura natural de la espalda y poner un pie delante del otro, para repartir el peso de las cargas y evitar riesgos de lesiones relacionadas con el soporte lumbar.

ergonomía física recomendaciones

2. Movimientos repetitivos

Hay tareas que exigen la realización de movimientos de manera continua y prolongada. Esto se puede convertir en un problema. La repetición constante puede demandar mayores esfuerzos de las articulaciones.

¿Qué aconsejan los ergónomos en estos casos? Hacer pausas cortas, tomar descansos y rotar las tareas. Esto ayuda a que el trabajador no pierda la empatía con la actividad que realiza y a que no comprometa su salud y su desempeño.

3. Manipulación de cargas

Levantar, colocar, empujar o trasladar un objeto puede ocasionar lesiones dorsolumbares en el ser humano, que por lo general le obligan a cumplir reposos prolongados y en ocasiones, a realizar terapias de recuperación o rehabilitación, lo que supone no solo un daño físico a la persona afectada sino que puede significar altos costos para la empresa considerando que debe asumir los gastos médicos derivados de la lesión.

Por eso es importante que un puesto de trabajo ergonómico mejore la organización del trabajo y facilite la gestión de las cargas en función de las características de la persona (edad y peso) y la de la carga a transportar (peso, tiempo y trayecto).

¿Cómo se logra esto?

Enseñando al personal cómo manipular las cargas cerca del cuerpo para disminuir la tensión en la zona lumbar. Por ejemplo, haciéndole saber que a la hora de levantar un objeto es importante separar los pies, doblar las piernas hasta ponerse en cuclillas, soportando el peso del cuerpo en la planta de los pies y manteniendo la espalda erguida, tomar la carga y levantarla sin prisa.

Pero además, rediseñando los puestos de trabajo. La automatización de las tareas, en este caso, también es una gran aliada para evitar sobreesfuerzos. El uso de ayudas mecánicas como grúas, carretillas, estanterías rodantes y elevadores reducen la manipulación manual de cargas y por tanto, la necesidad de agacharse o estirarse.

Consecuencias de una mala ergonomía física

  1. Fatiga muscular
  2. Sobrecarga
  3. Cansancio
  4. Dolor muscular, en la zona lumbar y en la espalda.
  5. Lesiones en músculos, nervios, tendones, ligamentos, articulaciones, cartílagos y discos intervertebrales:
      • Tendinitis
      • Síndrome del túnel carpiano
      • Epicondilitis
      • Tenosinovitis
      • Sinovitis
      • Tenosinovitis estenosante de los dedos
      • Enfermedad de De Quervain
      • Lumbago
      • Lesión del manguito de los rotadores
      • Síndrome de extensión cervical
      • Várices
  1. Estrés
  2. Alteraciones psicológicas (ansiedad, depresión, nerviosismo, desmotivación, pérdida de empatía, frustración).

El diseño de los puestos de trabajo y la ergonomía física

En la interacción entre personas y equipos dentro de una organización también juega un papel importante la disposición y uso de los muebles de oficina. Todo el mobiliario (sillas, mesas, estantes, escritorios, etc.) y el material de trabajo (herramientas, utensilios, ordenadores) debe ser adecuado para el correcto cumplimiento de las tareas, debe proporcionar seguridad y cuidar la salud laboral de las personas. Por ello, debe estar adaptado a datos antropométricos y a las dimensiones esenciales del puesto:

      • Las medidas y proporciones del cuerpo humano
      • La capacidad de trabajo y fuerza
      • Rangos de los movimientos de la persona
      • Las funciones fisiológicas
      • Los horarios de las jornadas laborales
      • Zonas de alcance óptimas
      • Altura del plano de trabajo
      • Espacios reservados a las piernas

El diseño ergonómico, tanto de espacios como de equipos o productos, ofrece comodidad y seguridad. Reduce las demandas físicas del trabajo y esto se traduce en menos riesgos de dolencias y padecimientos relacionados con él, además, del incremento de la eficiencia y la productividad puesto que el trabajador:

      • Siente que resguarda su seguridad y su salud
      • Centra su interés y su atención en la tarea y los objetivos a cumplir
      • Comete menos errores
      • Se ausenta menos tiempo de su lugar de trabajo

ergonomía física y manipulación de cargas

Cada vez hay mayor consciencia empresarial acerca de la importancia de velar por la seguridad ocupacional y la salud del trabajador. Cada vez se toma más en cuenta el factor humano como pieza clave en el crecimiento y rendimiento económico. El objetivo de la ergonomía física se hace sentir ahora más que nunca. El avance de la tecnología lo demanda, lo exige. Y por supuesto, la sociedad también. Aplicar los criterios de la ergonomía, es cuidar del bienestar físico y mental de las personas, es ocupar menos espacios y equipos médicos que pueden ser esencialmente indispensables para quienes padecen graves condiciones de salud, es reducir las tasas de desempleo y pobreza. Esto también debe ser reconocido dentro de la lista de beneficios de la ergonomía.

Enable registration in settings - general
Compare items
  • Total (0)
Compare
0